Enfrentando una Decisión

Queremos compartir con usted diez preguntas para que medite y ore al respecto cuan­do se enfrente con una decisión. Las cinco primeras son genéricas pues representan normas para todos los tiempos en materia de asuntos morales y sabiduría santa.

1. ¿Ha orado al respecto? La oración no ha sido concebida para que sea una situación de cuarta categoría en que pedimos a Dios que nos saque de los resultados de nuestras decisiones apresuradas. La oración fue concebida para ser una situación de primera categoría en la que se supone que preguntamos a Dios cuáles son sus planes para nosotros en lugar de pedirle que bendiga nuestros planes.

¿Eres Libre?

¿Qué es libertad? Hay tantas respuestas como hombres en el mundo. Para unos, significa la ausencia de ataduras humanas. Otros encuentran la libertad en la democracia. Para muchos, la libertad es poder decir y hacer lo que mejor les parece. Para algunos otros, es no estar esclavizado.
¿Qué dice la Biblia sobre la libertad? "Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres" (Jn 8.31-32). De acuerdo con las palabras del Maestro, la libertad del hombre se encuentra en la verdad de su evangelio.

Espera el tiempo de Dios

Los cantos que entonamos durante la liturgia[cultos] tienen un gran significado para nuestras vidas. Hay un canto popular que dice: "Esperar en ti, difícil sé que es, mi mente dice no, no es posible, pero mi corazón confiado está en ti. Tu siempre has sido fiel y me has sostenido". EI coro de ese canto nos refleja una oración que muchas veces nos es difícil hacer en los momentos de prueba y de crisis. EI coro dice, "Y esperaré, paciente­mente". En ocasiones simplemente, es muy difícil esperar el tiempo de Dios.

Lo último que se pierde es la esperanza

Esta es una expresión que de seguro hemos oído o hemos pronunciado alguna vez, y la verdad que aquel que no tiene la fe, la esperanza y el amor, carece de las tres cosas más grandes de este mundo.

Hoy en día, sobran las razones para matar cualquiera de las virtudes antes dichas (si no todas).  Esto así, cuando escuchamos que una guerra acaba de estallar, que las pandillas quebrantan la paz de un sector, que nadie cumple sus promesas, que las drogas están descerebrando a nuestros jóvenes y atletas, que los vicios se llevan el progreso de hombres y mujeres productivos; en fin, el presente y futuro de este mundo parecen estar envueltos en la total oscuridad.

¿Estás confundido?

Una de las problemáticas de nuestro mundo es la forma en que vivimos; un mundo sin control, donde escuchamos a gritos la gente desesperada, corriendo de un lado a otro, tratando de sobrevivir ante tantas desesperanzas, y no saben a quién acudir en busca de solución a la problemática de la vida.

A veces, se escuchan voces que pudieran tener matiz de esperanza; pero que, al final, son voces que confunden y  engañan.  Son voces vacías. Todo esto tiene una explicación: Simplemente el hombre se ha alejado de Dios, su corazón se ha inclinado al mal, y se ha separado del Dios verdadero, dando cabida al pecado que lo tiene cautivo y lo aleja más y más de Dios.