¿Hay un propósito en el sufrimiento?

Algunas cosas de la vida son inevitables, y el sufrimiento es una de ellas. Ninguno de nosotros puede escapar de este completamente. El dolor puede ser de carácter físico o mental. Este surge en diferentes formas y en diferentes grados. Nosotros sufrimos a causa de nuestros propios errores, ignorancia o pecados. Sufrimos por causa de los errores de pecados de otros.

Así como hemos de aceptar la universalidad del sufrimiento, también hemos de darnos cuenta que el camino que conduce al sufrimiento no es fácil. Esto es verdad porque cada persona es un individuo que responde en forma diferente e impredecible ante la experiencia del dolor.

La venganza corresponde a Dios

La venganza es una actitud que no debe ser parte de la vida cristiana (1 Tesalonicenses 5:15). Alguien puede pensar que vengarse es una muestra de poseer fuerza. ¡Pero no lo es! Más fuerza requiere decir: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34). Jesucristo estableció este modo de conducta, aún con aquellos con quienes diferimos. "Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen" (Mateo 5:44).