El Miedo a la Muerte

Nos da miedo ver nuestros seres queridos pasar de este mundo al silencio eterno. Sólo entonces entendemos que "el cuerpo vuelve al polvo como era y el espíritu vuelve a Dios quién lo dio". Estamos en la presencia del Señor de la vida.  Los médicos, cirujanos, enfermeras y amados hicieron todo lo posible por prolongar la vida, pero, por la providencia misteriosa de Dios, llegó el fin.

Mira lo bueno en cada situación

¿Alguna vez te has encontrado enojado, decepcionado o devastado cuando las cosas no salieron como esperabas o como planeabas? La próxima vez que te pase, analiza profundamente la situación y pídele a Dios que te dé una nueva perspectiva.

Por lo general, podemos encontrar otra manera de ver nuestra situación más allá de cómo la vimos en un principio.  Puesto que caminamos en la luz del Señor, tenemos abundantes bendiciones en cada momento.  Algunas veces, sin embargo, tenemos que buscarlas a propósito.  La luz de Dios no nos ciega, pero podemos estar ciegos para ver su luz.  No siempre somos capaces de ver toda la verdad. Algunas veces vemos todo excepto la verdad.

La Depresión

Texto Bíblico: 1 Reyes 19.

Verdad Central: El amor de Dios, y nuestra confianza en Él nos guardan de caer en la trampa de la depresión.

Cada año, el 9.5% de la población estadounidense (aproximadamente 18.8 millones de adultos) padece de enfermedades depresivas.

El costo en términos económico es alto, pero el costo en términos de sufrimiento es incalculable.

Aunque no

Aunque no escribas libros, eres el escritor de tu vida.

Aunque no seas Miguel Angel, puedes hacer de tu vida una obra maestra.

Aunque no entiendas de cine, ni de cámaras, tu existencia puede transformarse en un film primoroso con Dios de productor.

Aunque cantes desafinado, tu existencia puede ser una linda canción, que cualquier afamado compositor envidiaría.

La Crisis del Duelo

Como la palidez de la muerte taladra a todos los mortales, es necesario que todos nosotros aprendamos a tener control de la crisis que produce el luto.  He observado con gran admiración y respeto el valor que han practicado más de uno de los santos a través de muchas horas de dolor. 

He aquí unos consejos prácticos que otros han empleado en cuanto a la aflicción:

1. Exprese sus emociones.  No debe considerarse una virtud cristiana el hecho de no conmoverse con la pérdida de un ser amado.