¡Avancemos!

Los hijos de Israel pensaron que su fin había llegado.  Sintieron que estaban entre la espada y la pared.  Por un lado, Faraón y su ejército; por el otro, un mar insalvable; y justo en medio, la seguridad de que todo estaba perdido.  Desearon jamás haber salido de la comodidad de su esclavitud.  Cualquier maltrato era preferible a la muerte que presentían.  Fue entonces cuando Moisés, después de animar al pueblo, se preparaba para interceder por ellos ante Dios una vez más.  Y la única respuesta que obtuvo del Creador fue: "¿Por qué clamas a mí?... Di a los hijos de Israel que marchen." (Exodo 14:15).

Read More
Podemos pasarnos la vida clamando para que Dios nos libere de los problemas, sin darnos cuenta de que esos problemas son parte del camino que conduce a mejores tierras.  Enfocándonos en el pasado, por bueno o por malo que haya sido, no conseguiremos avanzar ni siquiera un metro de distancia.  Tampoco avanzaremos mientras esperemos sentir que estamos listos, o que ya tenemos todo lo que creemos necesitar.  Todas las grandes travesías comienzan con un pequeño paso, con una decisión.  Veremos cómo todos nuestros miedos, y todas nuestras dudas, empiezan a menguar cuando emprendemos la marcha.  La Biblia nos enseña a orar en todo tiempo; pero también nos deja claro que podemos hacerlo mientras vamos caminando hacia el futuro.  Sin duda, Dios abrirá un sendero a través del mar ante nosotros.  Así que... ¡Avancemos!

0
0
0
s2smodern
powered by social2s