Preocupaciones por la posteridad

Una pobre mujer, muy anciana, estaba plantando un manzano, cuando fue rudamente interrumpida por alguien que le dijo:

- ¿Por qué planta usted árboles cuyo fruto no puede llegar a comer?

Levantando la anciana la cabeza replicó:

- Alguien plantó árboles antes que yo naciera y yo comí de su fruto, y ahora planto para otros, para que la memoria de mi gratitud exista cuando yo me haya ido.

 

Comentario:

Cuando existe en nuestras intenciones un afán por resolver nuestros problemas y situaciones individuales, sin pensar que el medio utilizado para cumplir con la situación, nos convertimos en culpables por las consecuencias futuras que pudieran acontecer. Por ejemplo, ¿cuáles serán las consecuencias a corto, mediano y largo plazo del desperdicio de los recursos naturales? ¿Cómo le dejaremos a nuestros hijos y nietos el mundo? ¿No nos hemos sentado a correlacionar los fenómenos naturales con cómo estamos tratando la naturaleza? Pensemos como la anciana de la ilustración, lo que haga o deje de hacer hoy será el presente y futuro de otros.

 

Santiago 2:8

"Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis."

 

0
0
0
s2smodern
powered by social2s