Vistos desde afuera

El 7 de agosto del año 1959, la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) puso en órbita el satélite Explorer 6, cuya misión era recopilar datos sobre la

radiación alrededor de nuestro planeta, los rayos cósmicos galácticos, las ondas de radio que se propagan en la atmósfera superior y la entrada de meteoritos a nuestra atmósfera. Sin embargo, quizás este satélite artificial es más conocido por haber sido el primero en obtener una fotografía de la Tierra desde el espacio.

Igual que el planeta Tierra, a veces es necesario que nos miremos a nosotros mismos desde afuera, y consideremos la forma en que somos vistos desde el exterior. A menudo, las personas pueden ver manifestaciones de nuestra conducta que no reflejan lo mejor de nosotros. No se trata de que vivamos para complacer a los demás; sino, que tengamos en cuenta su opinión y analicemos con sabiduría si tienen razón.

La Palabra de Dios dice en 1Corintios 13:12, “Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido.”

Dios nos conoce, y es probable que mucha gente también; pero no somos conscientes de nuestra propia imagen porque todavía vemos oscuramente. Es necesario que hoy nos examinemos en todos los sentidos y obtengamos una imagen de alta resolución de nuestra vida. Si a Dios le gusta lo que ve en nosotros, toda la gloria es Suya, y si no, estamos a tiempo de mejorar.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s